No existe un mejor regreso para Maria Sharapova que el de volver a meterse en unas semifinales. Pero la rusa quiere más y siempre aspira a lo máximo, en este caso en el WTA de Stutgart, en canchas de arcilla.

Hacía mucho tiempo que no jugaba, justo 15 meses desde la suspensión por doping en el Abierto de Australia 2016, y, lejos de venirse abajo físicamente, ya se metió en el fin de semana decisivo del torneo alemán.

Ante la estonia Anett Kontaveit se aseguró un lugar en semifinales. La venció por 6-3 y 6-4 en una hora y 23 minutos de partido. En tanto que, su próxima rival sale del duelo que enfrenta a la francesa Kristina Mladenovic y la española Carla Suárez Navarro. La gala viene de eliminar a Angelique Kerber, local, Nº1 del ranking y defensora del título.

Así, la siberiana, que la semana pasada cumplió 30 años, volvió a semifinales en Stuttgart, certamen que ganó en 2012, 2013 y 2014. Hasta ahora, es un regreso bárbaro, ya que ganó los tres partidos en dos sets y se ilusiona con más.

Fuente: ESPN Tenis