Un tema complejo es la utilización de estimulantes, para aumentar el rendimiento sin que los deportistas puedan ser sancionados por dopaje.

Este tema fue ampliamente analizado antes del inicio de los Juegos Olímpicos, la opinión de expertos fue clave para determinar las sustancias estimulantes que no producen sanción por dopaje; sustancias como la cafeína ya no son prohibidas por la AMA en vista que no cumplen requisitos para mejorar el desempeño competitivo.

Existen otro tipo de sustancias que mejoran el desempeño de los deportistas pero no son prohibidas porque son conseguidas bajo prescripción médica que son listadas por el programa de seguimiento 2016 de la agencia antidopaje, la cual controla este tipo de sustancias.

Narcóticos que son observados pero no prohibidos son la mitraginina y tramadol; en este análisis el primero sirve para mejorar la tolerancia a los duros entrenamientos, en tanto el segundo es un analgésico que actúa sobre el sistema nervioso central, sin embargo una consecuencia es la perdida de concentración en los deportistas, según indica el portal de la BBC.