Valentina Vezzali, una de las mejores esgrimistas de la historia, se retiró del deporte esta semana en el nuevo estadio Olímpico de esgrima en Río de Janeiro. En los campeonatos mundiales de florete, que también fueron un evento test de Rio 2016, Vezalli y sus colegas del equipo italiano perdieron ante el poderoso conjunto ruso.

La deportista, de 42 años, no logró clasificar al florete individual de Rio 2016. Dado que la Federación Internacional de Esgrima (FIE) rota los eventos que se disputan en los Juegos Olímpicos, este año no habrá florete por equipos en la categoría femenina, por lo que Vezzali no va a tener una oportunidad de agregar otra medalla a su vitrina.

En su larga carrera, Vezzali participó de cinco Juegos Olímpicos y ganó seis medallas Olímpicas de oro así también como una plata y dos bronces. En los campeonatos mundiales de sable femenino se quedó con una presea de plata al caer su equipo por 45-39 en la Arena Carioca 3 ante las rusas lideradas por la número dos del mundo Inna Deriglazova. Francia venció a República de Corea por el bronce.

“La esgrima ha sido mi vida”, dijo Vezzali. “Mi florete ha estado conmigo desde que tenía seis años y juntos compartimos emociones, frustraciones, medallas,  desgracias, y lágrimas de alegría y de rabia”, agregó.

“En la vida, después de cada final hay siempre un nuevo comienzo. Hoy yo no veo un atardecer, sino un amanecer de nuestros partidos a encarar… y ganar”