Mathieu van der Poel se quedó con la victoria y el maillot amarillo tras la segunda etapa del Tour de Francia. Una vez más, el ecuatoriano Richard Carapaz terminó entre los favoritos y subió posiciones en la clasificación general.

La segunda jornada comprendió un recorrido de 183.5 km entre Perros-Guirec y Mûr-de-Bretagne. El trazado presentó cinco puertos de montaña, de cuarta y tercera categoría.

La etapa de este domingo no tuvo sorpresas. El pelotón avanzó con calma y constantes cambios en la cabeza y la fuga, conformada en un principio por seis hombres, fue disputando puntos en la delantera.
Richard Carapaz e Ineos Grenadiers mantuvieron el ritmo en la cima del grupo perseguidor, en constante batalla con Jumbo-Visma, Alpecin Feniz y Movistar Team.


En el primer paso por meta, Van der Poel venció en el sprint y bonificó 8 segundos, tiempo valioso que le serviría después en la general. Ya en el tramo final, cuando se encaraba el Mûr-de-Bretagne por segunda vez, el neerlandés atacó y se fue en solitario hasta la meta.

El del Alpecin cruzó la meta señalando al cielo, en dedicatoria a su abuelo, Raymond Poulidor, quien también corrió en las filas del equipo belga. Este resultado sirvió para que el ciclista de 26 años se convierta en el nuevo líder de la competencia.

En segundo y tercer lugar cruzó la pareja eslovena, Tadej Pogcar y Primoz Roglic. La Locomotora del Carchi fue el único de su equipo que logró mantenerse a rueda de los favoritos para avanzar hasta la línea final con ellos. El tricolor terminó en la posición 12, a 8’’ del ganador.
En la clasificación general, Carapaz ganó terreno y escaló hasta la plaza 17.

 

Foto: @Foot_NL