El Wimbledon se encuentra blindado y con varias regulaciones para garantizar la seguridad de sus espectadores y participantes. Tras los atentados dados en Londres y Manchester de los últimos cuatro meses los organizadores del torneo se han visto obligados a tomar medidas estrictas en cuanto a seguridad, que también incluye a jugadores al momento de ingresar al All England Club.

Existe seguridad pública y privada gracias a una combinación entre el Servicio de Policía Metropolitana y la agencia internacional G4S. El escaneo de acreditaciones y entradas es constante, y a todos los que ingresan en el All England  se les revisan el bolso o las mochilas. Incluso a las estrellas del certamen.

El escosés, Andy Murray, se sorprendio al tener que abrir su bolso de raquetas para la seguridad de la entrada. Policías con armas automáticas y efectivos con perros se advierten en cada rincón. El certamen utiliza un circuito cerrado muy avanzado de TV en todos los sectores, durante las 24 horas.

Tomado de lanacion.com