El atacante ecuatoriano de Newell’s Old Boys, Djorkaeff Reasco, compareció ante los medios de comunicación en conferencia de prensa y habló de su primera anotación con la camiseta de los “rojinegros” en el triunfo ante Platense.

“El equipo está pasado por un gran momento, hemos venido trabajando muy fuerte para estar en la posición en la que estamos y en lo personal feliz. Fueron dos meses de adaptación, de trabajo muy fuerte. Me costó al principio, pero creo que voy estando al ritmo de mis compañeros”, inició.

El delantero de 23 años afirmó que el tanto le brindó una gran emoción. Confesó que el cariño que le ha dado la gente en Rosario es espectacular y haciendo goles es la única manera de retribuirle al hincha el cariño mostrado.

“Como delantero sabe que el gol llega por añadidura. Tienes que estar pendiente de las jugadas y estar concentrado. Lo importante es hacer el sacrificio, entregarle lo mejor al equipo y que se pueda ganar. Si se puede marcar mejor, pero lo importante es el equipo”, explicó.

El tricolor comentó que el proceso de adaptación fue un poco difícil por el tema del roce y del contacto que es característico del fútbol argentino. Sin embargo, dijo que sus compañeros lo han aconsejado en los momentos difíciles y le han dado confianza con el balón.

“Mi posición natural es nueve y es donde me siento muy cómodo, pero acá (en el fútbol argentino) van mucho al roce y a lo mejor por mi estatura me dicen que no puedo jugar ahí. Estamos viendo variantes por dónde jugar, pero siempre estoy predispuesto a donde el profe me necesite”, finalizó.

Fotografía: @Newells