Con un equipo reserva tras consagrarse campeón anticipado del torneo brasileño, el Corinthians arrasó este domingo a su archirrival Sao Paulo y le propinó una goleada histórica 6-1, que extendió aún más la fiesta de la hinchada albinegra.

El ‘Timao’ se alzó con su copa del Brasileirao el jueves pasado, tras empatar 1-1 con el Vasco, y el domingo recibió en casa el trofeo de una forma que sus seguidores no se atrevían a soñar: propinando la mayor goleada en el clásico Corinthians-Sao Paulo.

Su escolta Atlético Mineiro, por su parte, empató ante el modesto Goiás, un resultado que complica su permanencia en el segundo lugar de la tabla, cuando faltan dos fechas para que acabe la liga.

Con el campeón ya definido, el Brasileirao se disputa ahora entre los equipos que quieren permanecer en las primeras posiciones de la tabla, para lograr un billete a la Copa Libertadores del año próximo.

Gremio y Sao Paulo completan momentáneamente el llamado G4.

mel/prz

© 1994-2015 Agence France-Presse