El delantero portugués del Real Madrid alarmó a más de uno cuando se llevó un golpe en pleno entrenamiento por parte del lateral izquierdo Fábio Coentrao. El golpe le provocó un dolor fuerte y tuvo que parar los ejercicios, sin embargo después de unos minutos pudo culminar la sesión al mismo tiempo que sus compañeros.

La preocupación del cuerpo técnico y algunos periodistas que observaban el entrenamiento a puertas abiertas en la Ciudad Deportiva del Valdebebas, fue notorio, puesto que los ojos estaban sobre el crack portugués.

Tras anularse el partido contra el Celta, Zidane tuvo 12 días de descanso para completar su plantilla. En el entrenamiento contó con todos los jugadores, a excepción de Gareth Bale, quien sigue en recuperación de su lesión. Zidane debe descartar a Kroos, Mariano y Coentrao para el partido contra Osasuna. Si el golpe del CR7 hubiera sido de gravedad el Francés hubiera tenido otra falta que le pudo haber costado mucho para el partido de este sábado.

Fuente: mundodeportivo.com