El operativo policial para el partido de este martes entre ecuatorianos y bolivianos contará con 1.250 policías nacionales y 400 agentes del Distrito Metropolitano de Quito, quienes resguardarán el desarrollo del evento desde las 10h00, durante el partido y a la salida de los aficionados.

El Viceministro del Interior, Diego Fuentes, recomendó a la hinchada no levar fuegos artificiales ni objetos corto punzantes al estadio. Los controles en las puertas de ingreso al Estadio Olímpico Atahualpa serán permanentes.

Además, se recordó a la ciudadanía que está prohibido el ingreso al escenario deportivo con bebidas alcohólicas, armas de fuego o cualquier elemento que se pueda considerar peligroso para la integridad humana de los aficionados y el público en general.

Finalmente, se advirtió al público que se impedirá el ingreso de las personas que se acerquen con aliento a alcohol, sin importar si poseen la entrada. También, se recomendó a la prensa tener cuidado con una supuesta banda criminal que ataca a periodistas y les arrebata sus equipos fotográficos y de filmación, que merodea en las proximidades de los escenarios de fútbol.