El futuro estadio Santiago Bernabéu no ampliará su actual superficie edificable, pero podrá alojar en su interior una nueva zona comercial y un hotel.

 El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que hoy ha presentado el proyecto con la alcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid), afirmó: “Nadie dice que no puede haber actividad comercial ni hotelera. No aumenta la edificabilidad, que era una de las pegas del Tribunal Superior de Justicia. Seguimos con 125.000 metros cuadrados edificables”. No obstante, la actual Esquina será derribada para levantar sobre su solar una plaza privada de uso público.

El nuevo estadio tendrá también una cubierta retráctil que cubrirá integralmente las gradas y el campo, y que tardará 15 minutos en abrirse. En la zona este del campo, se creará una grada nueva de 3.000 asientos, lo que dotará al estadio de asimetría entre ambos laterales. Pero el club no renunciará ni al centro comercial y ni al hotel de lujo en el interior del estadio. La operación para las mejoras alcanza los 400 millones de euros y las obras empezarán “los antes posible”, dijo Pérez.

El nuevo Bernabéu contará con una lámina que recubrirá todo el estadio y una plataforma envolvente que, sin tocar el suelo, cubrirá la plaza, convirtiendo así el estadio en todo un “icono vanguardista” que “va a contribuir a mejorar la imagen de nuestra ciudad” en un entorno “más sostenible”.

La obra, cuyo coste oscila entre los 350 y los 400 millones de euros, implica una profunda reforma de las zonas vips y comerciales y un techo retráctil; sin embargo, el aforo será prácticamente el mismo. La financiación corre a cargo del fondo IPIC, propiedad de Cepsa, y que pondrá nombre al estadio junto al de Santiago Bernabéu.

La intención del Real Madrid es comenzar las obras del nuevo Bernabéu el próximo verano  y se estima que la duración de la reforma rondará los 3 años, por lo que en el Madrid se cree que, para la temporada 2020-2021, el nuevo Bernabéu podría estar totalmente terminado.