Se abre la puerta del vestuario y aparece la imagen menos deseada para los argentinos: Lionel Messi, destrozado. Tiene la mirada perdida, como si aún estuviese digiriendo la decisión que acaba de tomar. Camina unos pasos y se enfrenta a los periodistas.

Primero, balbucea algunos conceptos futbolísticos del partido. Luego, pronuncia las palabras de las que hablará el mundo: “Se terminó para mí la selección argentina”.

 “Lo primero que se me viene a la cabeza, y que pensaba recién en el vestuario, es que ya está, que se terminó para mí la selección. Son cuatro finales, no es para mí (risa nerviosa). Lo busqué, no se me dio, pero creo que ya está”, fueron las sorpresivas palabras de Messi, minutos después de perder por penales la final de la Copa América 2016 frente a Chile.

Ya está, ya lo intenté mucho. Me duele más que a ninguno no poder ser campeón con la Argentina. Me voy sin poder conseguirlo

 Pero hubo una frase que dejó la puerta abierta. Al ser consultado sobre si era una decisión definitiva, el capitán argentino respondió: “Creo que sí, no sé, es lo que siento ahora. Es una tristeza grande lo que nos volvió a pasar. Encima me toca errar el penal a mí. Era importantísimo para tomar diferencia. Hoy me tocó errar a mí, ya está”.

Sin embargo, luego volvió a hablar de la renuncia y dio sus argumento

“Creo que es por el bien de todos. Por mí y después por todos. Hay mucha gente que desea eso. No se conforman, igual que nosotros tampoco nos conformamos con llegar a la final y no ganarla. La decisión está tomada”. Y cerró: “Ya está, ya lo intenté mucho. Me duele más que a ninguno no poder ser campeón con la Argentina. Me voy sin poder conseguirlo”.

Fuente: canchallena