España cumplió los pronósticos y selló este viernes en Logroño su billete para la fase final de la Eurocopa de Francia-2016 gracias a su victoria lógica en casa sobre Luxemburgo (4-0), en un partido con sabor agridulce por las lesiones de David Silva y Álvaro Morata. 

Los tantos de la Roja llegaron con sendos ‘dobletes’, de Santi Cazorla (42, 85) y Paco Alcácer (67, 80).

La alegría por la clasificación contrastaba con la preocupación por el estado de Silva, sustituido a los diez minutos tras un golpe en el tobillo derecho, y de Morata, reemplazado a la media hora de partido. Fue evacuado en camilla, con grandes gestos de dolor.

La lesión grave sería la de Morata, una posible fractura de peroné, mientras que lo de Silva sería un problema menor, un esguince, según la prensa española.

Con los 3 puntos, España suma 24 y asegura además acabar líder del grupo C, ya que España continúa acudiendo a las grandes citas internacionales (Mundial o Eurocopa), donde no se ausenta desde el torneo continental de Suecia-1992.

Desde la Copa del Mundo de Estados Unidos-1994, los españoles han estado siempre en las fases finales. En Francia-2016, España buscará un histórico tercer título continental consecutivo, después de levantar el trofeo en 2008 y 2012.

Con ello dejaría atrás la grandísima decepción que supuso el Mundial de Brasil-2014, donde el equipo llegó como defensor del título y se fue sin hacer ruido al término de la primera fase.