A pocos días para el inicio de la Copa Confederaciones el director general de desarrollo técnico de la FIFA, Marco van Basten, señaló que se introducirá una nueva prueba reglamentaria para los partidos. 

El ex futbolista holandés señaló en una rueda de prensa en San Petersburgo que los árbitros fueron instruidos para que sean más estrictos en el cálculo del tiempo que debe añadirse.

“Probablemente adicionemos más tiempo. Queremos incrementar el tiempo neto de juego y reducir el tiempo perdido con lesiones, sustituciones y otras incidencias”, indicó Van Basten tras mantener el miércoles un encuentro con los árbitros del certamen. “La FIFA insta a los jueces a ser más estrictos en el cálculo del tiempo adicional durante la Copa Confederaciones”.

Como parte de la estrategia denominada “Play Fast” (“Juego Rápido”), los jueces serán más estrictos también con los tiempos de celebración de los goles y con el cálculo de la regla de los seis segundos. La norma, que casi nunca se sanciona en la práctica, se refiere al tiempo máximo que se le permite a los arqueros retener el balón. “Es algo que la FIFA quiere eliminar del juego”, afirmó.