La lucha por la segunda posición de la Serie A, a la que optan el Nápoles (2º) y la Roma (3º), y la última posición de descenso, que buscan evitar el Palermo (17º) y el Carpi (18º) centrarán el interés en la 38ª y última fecha del campeonato italiano, que se disputa este fin de semana.

El Nápoles cuenta con todo a favor para acompañar a la Juventus a la próxima Liga de Campeones por la vía directa. Su enfrentamiento ante el sábado ante el ya descendido Frosinone (19º) en San Paolo (sábado, 18h45 GMT), le confieren el papel de claro favorito para el subcampeonato.

Un empate podría sin embargo apartar del segundo puesto al equipo dirigido por Maurizio Sarri, siempre y cuando la Roma se imponga el sábado a la misma hora en el estadio del Milan (7º), que se juega sus últimas opciones de participar en competición europea la próxima temporada.

Todo parte en contra del conjunto romano, salvo su ventaja en el gol average particular con el Nápoles en caso de igualdad final a puntos.

La clasificación directa para la ‘Champions’ podría además influir en la continuidad en el conjunto del sur de Italia del delantero argentino Gonzalo Higuaín.

El internacional albiceleste tiene por delante el reto personal de erigirse en el máximo goleador en una temporada en toda la historia de la Serie A, un récord del que sólo le separan dos goles para igualar con los 35 anotados por el sueco Gunnar Nordahl en 1950.

Para el Milán el partido ante la Roma se antoja vital para no sufrir el fracaso histórico de no clasificarse para competición europea. Su caótica temporada le ha conducido a encarar la última fecha en séptima posición, por detrás del modesto Sassuolo.

El conjunto lombardo tiene dos vías para evitar la debacle; una pasa por superar a la Juventus de Turín el 21 de mayo en la final de la Copa de Italia. La otra pasa por finalizar el campeonato en 6ª posición, para lo que deberán ganar a la Roma, y esperar el tropiezo del Sassuolo, que se enfrenta al Inter de Milán (4º).

En caso de finalizar igualados a puntos, lo que se produciría con un empate del Milán y una derrota del Sassuolo, sería el modesto equipo de Emilia-Romaña el que se clasificaría para la Europa League, siempre que fuese la Juve la ganadora de la Copa.

No obstante el Sassuolo cuenta con la bala de ganar su partido, y confiar en la derrota de la Fiorentina (5º), lo que le daría el pasaporte a la Europa League.

En la parte baja de la clasificación se dirimirá el equipo que acompañará al Hellas Verona y al Frosinone a la Serie B.

El Palermo parece mejor situado que el Carpi para continuar en la élite del fútbol italiano; saca un punto al Carpi, y recibe al colista Hellas Verona (domingo 18h45 GMT). A la misma hora el Carpi visita el Udinese (16º).

En caso de empate a puntos, será el Palermo el que pierda la categoría.

stt/cto/iga