El PSG vapuleó al modesto Guingamp el día en que todos los focos se centraron en el debut de Neymar con la elástica parisina (0-3).

El ‘10’ brasileño, que ejerció de líder en su estreno, mostró su credencial en la Ligue 1, asistiendo y marcando en sus primeros noventa minutos. El que merece también una mención a parte es Edinson Cavani, quien conectó a las mil maravillas con el paulista, y se nutrió de su osadía para marcar el segundo y asistir al propio ‘Ney’ para que este se estrenara con gol con los de Emery.

Con un equipo plagado de estrellas se presupone que los que deben decantar la balanza son sus máximos exponentes. A pesar de ello, tuvo que ser el zaguero del Guingamp, Jordan Ikoko, quien inaugurara el marcador tras el descanso (52’). La mala fortuna se alió con el lateral, que intentó ceder hacia su portero, pero su pase, demasiado fuerte e impreciso, se coló en la portería local.

Sólo tuvieron que pasar diez minutos para que el PSG volviera a golpear. Neymar, con un meritorio destello de clase, sirvió el gol en bandeja a Cavani tras una gran asistencia que dejó atónita a la defensa local (62’).

El repertorio del brasileño no cesó. Y así, con un Guingamp rendido a la superioridad ofensiva del PSG, Cavani sacó su cara más altruista para servir, en esta ocasión, el gol a Neymar (81’).

Fuente: MundoDeportivo