El exjugador del Sutton ha tenido que abandonar el club  por un escándalo de apuestas tras haberse comido un bocadillo desde el banquillo en el partido de la FA Cup frente al Arsenal. Pero ya tendría una nueva oferta de trabajo.

Las imágenes de Wayne Shaw, portero suplente del Sutton United, comiendo un pastel de carne en el banquillo durante el duelo de FA Cup ante el Arsenal dio la vuelta al mundo y provocó un escándalo sobre apuestas que de momento ha causado que el peculiar guardameta de 45 años y 146 kilos de peso haya presentado su renuncia al club.

Sin embargo horas después que dejara al equipo, la cadena de supermercados Morrisons le ha ofrecido un contrato de un año como ‘catador de empanadas’ profesional.  En declaraciones para un medio inglés la encargada de compras del supermercado, Tessa Callaghan, ha destacado el “compromiso” de Shaw a la hora de comer durante el partido y ha comunicado el deseo de la empresa de añadirle a su equipo de catadores.

La empresa hizo publicó su deseo de contratar a Shaw, mediante las redes sociales: