En el Mundial que se esta disputando en Chile la selección sub 17 debutó con un triunfo 3×1 ante su similar de Honduras con una gran actuación de todos sus seleccionados, sin embargo la FIFA destacó el juego del jugador de Liga de Quito, Pervis Estupiñán, el lateral fue el autor de uno de los goles de la “Mini Tri”, además asistió para la tercera anotación.

A continuación la nota del portal web de la FIFA:

Estupiñán brilla con luz propia

Si hubiera que elegir al mejor jugador del primer partido de Ecuador en la Copa Mundial de la FIFA Sub-17 Chile 2015, Pervis Estupiñán sería sin duda uno de los máximos candidatos a ostentar ese honor. Y es que, en el duelo frente a Honduras que se disputó en el estadio Fiscal de Talca, el lateral se mostró muy activo y creó muchos problemas a la defensa rival con sus internadas por el costado izquierdo, además de encargarse de tirar las faltas a favor de su equipo.

La gran actuación de Estupiñán tuvo además su reflejo en el marcador final del choque, ya que el veloz internacional ecuatoriano no solo se encargó de transformar el penal que dio lugar el 2-0, sino que fue además el autor del pase que originó el tercer y definitivo gol de su equipo, que acabó imponiéndose por 3-1. El papel de Estupiñán podría haber sido todavía más destacado si el guardameta hondureño Henry Mashburn no hubiese respondido con brillantez a dos lanzamientos de falta que el zaguero ecuatoriano ejecutó con gran potencia y que llevaban marchamo de gol.

“La verdad es que no quiero darme demasiada importancia”, respondió con modestia el joven futbolista de 17 años cuando FIFA.com le interrogó en las entrañas del estadio sobre su actuación en el duelo. “En el vestuario todos nos hemos mostrado encantados con esta victoria, porque sabíamos que Honduras era un rival fuerte. El equipo estuvo muy concentrado desde el principio. ¿Que si yo tuve un papel destacado? Eso me da igual. Lo importante es que hemos logrado los tres puntos y que de este modo hemos dado un paso importante”, declaró.

Pasado, presente y… ¿futuro?
No es la primera vez que Estupiñán da un paso en la dirección correcta en los últimos meses. De hecho, el lateral es desde principios de año el integrante más joven del plantel del Liga Deportiva Universitaria, un club profesional que juega en la máxima categoría del fútbol ecuatoriano y al que se conoce también por la sigla LDU. “Es fantástico y estoy encantado de que me haya llegado tan pronto la oportunidad de entrenar y jugar con el primer equipo. La experiencia me está ayudando mucho para seguir creciendo como jugador”, asegura.

El lateral zurdo piensa a lo grande, como queda demostrado cuando revela quién es el jugador al que se quiere parecer: nada menos que Walter Ayoví, el actual capitán de la selección ecuatoriana absoluta. Con el fin de aprender de este veterano internacional de 36 años, Estupiñán está siempre pendiente de sus evoluciones sobre el campo. “Lógicamente, no es fácil trasladar lo que él hace a mi juego, pero a la hora de salir de situaciones complicadas me resulta útil imaginar cómo reaccionaría Ayoví en tales circunstancias”, explica.

Walter Ayoví ha disputado dos Copas Mundiales de la FIFA™ (las ediciones de 2002 y 2014), pero nunca tuvo la oportunidad de participar en un certamen mundialista sub-17 ni sub-20. Y eso es algo de lo que Estupiñán ya puede presumir. En la cita chilena, el joven lateral se ha marcado como objetivo nada menos que la conquista del título. “Estamos capacitados para ser campeones. Hemos hablado de ello en el vestuario. Por supuesto, no podemos ponernos a pensar en la final todavía, pero disputar el partido por el título debe ser nuestra meta”, afirma.

Sin embargo, el siguiente compromiso de Ecuador en su camino en busca de la final tendrá lugar el miércoles frente a Malí, el vigente campeón de África en la categoría sub-17, que en su primer partido cedió un empate sin goles ante Bélgica tras no saber aprovechar las numerosas oportunidades que generó. Contra Estupiñán y compañía, la selección maliense haría bien en mostrarse más eficaz frente al marco rival, puesto que el zaguero ecuatoriano volverá seguramente a encargarse de que sus rivales dispongan del menor número de ocasiones posible.