A través de una rueda de prensa en el complejo de Liga Deportiva Universitaria, Luis Romero, jugador albo, habló sobre el duro momento que atraviesa el equipo tanto en la parte futbolística como en la parte personal de varios jugadores.

El terremoto de 7.8 afectó a varias familias de los jugadores del cuadro albo. Sin embargo, los entrenamientos no han cesado. “Hemos estado trabajando a la par los entrenamientos, como si hubiésemos jugado partidos, pero muchas veces con la cabeza con la situación actual”, dijo Romero.

Por otro lado, Romero resaltó el profesionalismo que tienen sus compañeros y dijo que la difícil situación que tiene Liga todavía puede ser remontada.  “Liga es un equipo grande y no merece estar en el fondo de la tabla. Trabajaremos de a poco para seguir mejorando”,  señaló Romero.

Sobre el partido que enfrentará Liga de visita ante el Deportivo Cuenca, Romero señaló: “El Cuenca siempre ha sido rival difícil de local o de visitante, pero nos toca la revancha después del último resultado”.