La francesa Amelie Mauresmo, ex número uno mundo, renunció a ser la próxima capitana del equipo masculino de Francia en el torneo que sucede a la Copa Davis para entrenar a su compatriota Lucas Pouille.

Mauresmo iba a suceder a Yannick Noah al frente del equipo de Francia de Copa Davis a partir de 2019, pero ha decidido dejar el cargo. En una entrevista para L’Equipe la ex tenista señaló que fue un error aceptar la capitania antes de conocer el nuevo formato del torneo.

“Esperé al final de la Copa Davis para hacer un balance, ya que el nuevo formato de competición es totalmente diferente y las cosas quieras o no cambian. El lunes después de la final de la Davis ante Croacia, Pouille me llamó y me preguntó si podría compaginar el papel de capitana de la Davis con la de su coach. Primero quise hablar con el resto de jugadores franceses y todos me dieron el visto bueno, pero llegué a la conclusión de que no era bueno compaginar ambas cosas, ya que las tensiones inevitablemente sucederían. Tenía que tomar una decisión complicada y finalmente decidí por Pouille, ya que su discurso me gustó y siempre me guío por esos sentimientos”, comentó Mauresmo.