El 8 de septiembre de 2016 quedará marcado en la historia del tenis femenino. Después de 186 semanas seguidas, Serena Williams cedió el número uno del mundo. La estadounidense perdió en las semifinales del US Open ante Karolina Pliskova y un nuevo nombre saltó a lo más alto del ranking: Angeline Kerber.

La alemana -que jugará la final del Abierto de EE.UU.- aparecerá el lunes en la cima de la clasificación de las damas, independiente de su resultado en el duelo por el título del torneo ante Pliskova. “Estar aquí en la final por primera vez significa mucho y ser la número uno en el mundo suena increíble”, dijo la germana que se convertirá en la jugadora más longeva en alcanzar el reinado de la WTA.

La anterior había sido Jennifer Capriati, con 25 años y siete meses. La zurda de 28 años de edad, que este año ganó el Abierto de Australia en enero y fue finalista de Wimbledon en julio, es la primera mujer alemana en llegar a una final en Nueva York desde que lo hizo Steffi Graf en 1996, justamente además la única en su país en haber sido 1 del planeta.

 Y desbancar a Williams no es casualidad, porque este 2016 ha sido el mejor año en la carrera de la germana donde incluso obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos en Río tras perder la final contra Mónica Puig. Suma además 52 victorias, la marca más alta para una jugadora en lo que va de la temporada. Quién es la Kerber Angelique Kerber nació en Bremen y es hija de madre alemana y padre polaco.

A los 3 años -cuentan- tomó su primera raqueta y desde ahí no paró hasta ser la mejor del orbe. Después de un tambaleante inicio de carrera profesional, el 2011 recién comienza a despuntar y mostrar parte de su mejor repertorio. En el US Open de ese año sorprendió alcanzando las semifinales, pero lo verdaderamente sorprendente fue cómo su 2012 le permitió más que consolidarse y comenzar a meterse entre las mejores 5 del circuito, después de haber partido 30 en enero. Tras eso siempre estuvo cerca de las más empinadas del planeta hasta que en agosto pasado en Cincinnati tuvo su primera oportunidad de ser número uno, pero no lo consiguió hasta este US Open.

Una vida lejos de las cámaras y el amor Kerber es conocida por su poca vida social. Sin novios que se le conozcan oficialmente, ni fotos ligera de ropa, la joven de 28 años sólo ha acaparado titulares por estar soltera. De acuerdo a publicaciones en su país, para Angelique “el amor no significa nada en el tenis, cero; sólo significa que pierdes”. Ha declarado numerosas veces, a publicaciones como Bild, que no tiene pareja y que, por su profesión, se le ha hecho muy complicado encontrar a alguien que la quiera. “La vida de soltera es el desafortunado precio del éxito. Como tenista, me es realmente difícil encontrar a un hombre que entienda mi vida”, comentó alguna vez a Bunte.

No obstante, los tabloides germanos se han obstinado en encontrarle un novio, vinculándola constantemente con sus entrenadores. Rumores que no ha desmentido con palabras, sino que con la raqueta. Porque, a pesar de lo que digan, siempre se ha mantenido concentrada en el que parece fuera su único interés personal. “Mi gran amor es el tenis. Siempre ha sido así. Es lo más importante para mí ahora. No tengo tiempo para encontrar un novio, casarme o tener hijos. Después de todo, si hay un chico por ahí esperando a por mí, nos encontraremos eventualmente, sin la necesidad de forzarlo” declaró el 2015. No obstante, si hay a una persona a la que la deportista quiere ser cercana, es a su compatriota Steffi Graff. Kerber dijo en una entrevista después de un juego que, cuando mira su móvil, siempre espera tener un mensaje de la esposa de André Agassi. Sin embargo, su falta de interés en el amor, no significa que no tenga otras aficiones, porque Kerber -en una forma muy similar a nuestra Garbiñe Muguruza- ha afirmado ser seguidora de la moda y coleccionista empedernida de zapatos, llegando a poseer más de 60. Además, es conocida por tener bastante buen gusto.  Angelique es invitada habitual de las alfombras rojas alemanas, donde se presenta siempre simple.

Fuente: emol.com, Foto: usopen