El “Informe McLaren” desvelado este lunes confirma lo que era un secreto a voces y que algunas Agencias Antidopaje habían apuntado en los últimos días: Rusia ideó un sistema masivo de dopaje durante los Juegos de Sochi para brillar en el medallero.
Esa es la principal conclusión de la investigación llevada a cabo por Richard McLaren, un abogado independiente, cuyo informe ha visto la luz hoy y que ya está en manos de la Agencia Mundial Antidopaje, que deberá tomar ahora una deción sobre la participación de Rusia en los Juegos de Río 2016.

Según el informe, el sistema permitía transformar un control positivo en negativo y todo bajo la supervisión del Ministerio de Deportes del país y de los servicios secretos (actual KGB).

 El sistema, centralizado en el laboratorio antidopaje de Moscú, consistía en el intercambio de muestras y la transformación de los controles positivos en negativos, beneficiando así a los atletas rusos tal y como denunció hace dos meses Grigory Rodchenkov, antiguo director de ese laboratorio, en una entrevista al “New York Times”.

Habrá que ver ahora cómo reacciona el Comité Olímpico Internacional, que en la figura de su presidente, Thomas Bach, ya expresó hace unos días que no sería justo castigar a unos atletas por la mala conducta de otros.

Algunas agencias antidopaje como la de Estados Unidos o Canadá ya han enviado una carta a Bach pidiéndole la exlusión de Rusia de los Juegos de Río.

Fuente: ABC