Karl Egloff, montañista ecuatoriano-suizo, cuenta ya con 3 récords mundiales en la disciplina de speedclimbing, o ascensionismo a contra reloj, que consiste en subir y bajar una montaña en el menor tiempo posible, sobrepasando todo tipo de adversidades como frío, grietas y terreno en mucha velocidad. “Cada montaña tiene sus historias y anécdotas. Hay mucho riesgo en este deporte, cada paso que uno da puede ser el último”, señaló.

Egloff inició la entrevista contando cómo nació su afición por el speedclimbing. “A finales del 2012 tuve la suerte de poner una marca mundial en el Cotopaxi en 1 hora y 37 minutos. Después pude ir al Kilimanjaro, donde puse otra marca de 6 horas con 42 minutos. Inmediatamente después se me abrieron las puertas para ir al Aconcagua. El español Killian Jornet había puesto una marca mundial pocos meses atrás en 12 horas con 49 minutos y el reto era superarlo. Nuevamente se me dieron las cosas y puse el récord en 11 horas con 52 minutos”, recordó.

Karl estuvo recientemente en Europa, entrenando y participando en una nueva competencia. “Este año competí en España en un kilómetro vertical y obtuve una medalla de bronce para el país. Mi próximo reto es el siguiente año en el Mont Blanc de Francia, para seguir completando las famosas ‘Siete Cumbres’, las más altas de cada continente”, culminó el montañista.