Este jueves se realizó la Ceremonia de Izamiento de Banderas en la Villa Olímpica de PyeongChang 2018, a la víspera de que inicien los Juegos Olímpicos de Invierno, donde Ecuador se estrenará por primera vez en la historia. 

Fue un momento emotivo, sublime, patriótico, lleno de emoción y fraternidad. Ecuador junto a otras seis delegaciones de América recibieron la bienvenida por parte de las autoridades de PyeongChang.

Pese al intenso frío con cerca de 15° bajo cero de temperatura, la organización hizo sentir en calor a los americanos entre bailes, trajes y disfraces propios de la cultura coreana. Entre los asistentes no pudo faltar Soohorang, la mascota oficial de los Juegos.

El tigre blanco compartió con la pequeña delegación ecuatoriana encabezada por el esquiador Klaus Jungbluth, quien competirá en los 15 km esquí de fondo el próximo 16 de febrero. El deportista estuvo acompañado del presidente del COE Augusto Morán Nuques; el doctor Pablo Sarmiento; y sus entrenadores: la italiana Laura Bettega y el noruego Vidar Johansen.

El momento más insigne e histórico para el país fue cuando se escucharon las sagradas notas del Himno Nacional del Ecuador, por primera vez en unos Juegos Olímpicos de Invierno. Al mismo tiempo la bandera tricolor era izada para finalmente flamear en la plaza de la Villa Olímpica.

“Un orgullo muy grande representar por primera vez a mi país en los JJ.OO. de Invierno”, celebró Klaus en medio de la emoción. “Increíble, un ambiente de gran fraternidad aquí, muy contentos, es un ambiente muy alegre”.

Fuente: coe.org.ec