Finalmente, los atletas rusos que superen los controles antidoping podrán participar de los Juegos de Río de Janeiro. Fue el propio presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, quien informó de la resolución tomada por los miembros de la organización luego de reunirse en Lausana.

“Participarán con los colores rusos porque sólo los miembros afiliados al comité olímpico nacional pueden participar en los Juegos Olímpicos. Sin embargo el comité nacional olímpico ruso no está suspendido”, explicó Bach. El viernes, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) había decidido mantener la expulsión del atletismo ruso de las competiciones internacionales, lo que le impedía competir en los Juegos Olímpicos y en el campeonato europeo.

De todas maneras, el máximo dirigente del COI aclaró que si bien la Federación Rusa no será sancionada, los deportistas deberán someterse a controles individuales, algo que también ocurrirá con los atletas keniatas. “Hay serias dudas sobre la presunción de inocencia de los atletas rusos y keniatas”, señaló Bach al referirse a las “acusaciones muy graves vertidas sobre el sistema de doping en Rusia”. “Los atletas de esos países deberán ser declarados elegibles por sus federaciones internacionales respectivas, después de una evaluación individual”, aclaró.

El hecho de que Bach hablar de “federaciones internacionales” de cada país da a entender que hay más deportistas implicados además de los de atletismo. De todas maneras, el COI no dio precisiones en ese sentido.

La sanción de la IAAF había sido impuesta en noviembre de 2015 luego de que la Agencia Mundial Antdoping  (AMA) acusara al gobierno ruso de estar detrás de una trama de dóping, develada por la televisión pública alemana en 2014. En los últimos días, la decisión de la IAAF había hecho intervenir incluso al presidente ruso Vladimir Putin, a la vez que se había barajado la posibilidad de que atletas rusos compitieran bajo la “bandera olímpica” y no la de su país.

Fuente: clarin.com