Magic Johnson renunció el martes como presidente de operaciones deportivas de los Lakers de Los Ángeles, bajo el argumento de que desea recuperar una vida sencilla.

El anuncio sorprendió a todos, cuando este martes de una manera abrupta la leyenda del baloncesto apareció ante los medios de comunicación, para anunciar su dimisión.

La bomba se conoció horas antes de que Los Ángeles Lakers disputaran su último partido en una temporada para el olvido del equipo neoyorkino. Magic llegó a la presidencia de la franquicia en febrero de 2017 buscando llevar al equipo a lo más alto, sin embargo, pasó todo lo contrario.

Su anunció, además de sorprender a toda la prensa, también fue sorpresa para Jeanie Buss, propietaria del equipo, y  Rob Pelinka, mánager general.

“Quiero volver a divertirme”, dijo Johnson antes de limpiarse las lágrimas. “Quiero volver a ser quien era antes de tomar este empleo. Estamos a la mitad del camino, con la llegada deLeBron (a mediados del año pasado). Creo que, en este verano, con esa otra estrella que viene, independientemente de quién la traiga, este equipo va a estar realmente en la posición de pelear por un campeonato con el crecimiento de los jugadores jóvenes”.