En las pruebas de natación del equipo Olímpico estadounidense en Omaha, Nebraska, Chase Kalisz, de 22 años, ganó el domingo la carrera ante 14.000 espectadores, con Jay Litherland, de 20 años, llegando segundo y quedándose con la último cupo para Río por delante de Lochte.  

Kalisz y Litherland son parte de una nueva generación de nadadores de Estados Unidos que está haciéndole difícil a los campeones Olímpico conseguir un lugar para los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica.

Lochte, oro en el evento en Londres 2012 y bronce en Pekín 2008, tocó la pared en Omaha en tercer lugar, un segundo completo por detrás de Litherland. Lochte reveló después de la carrera que ha estado luchando contra una lesión en la ingle.

“Tenía que salir más rápido de lo usual porque no podía usar mis piernas en el pecho”, dijo. “Hice todo lo que pude en la carrera, pero no fue suficiente. Tengo que olvidarme de esto y seguir adelante”, agregó.

La derrota no significa que está fuera de Rio 2016. El nadador de 31 años, que tiene 11 medallas Olímpicas incluyendo cinco oros, está inscripto en otros cinco eventos en Omaha, incluyendo los 200m estilo libre, en el que está cabeza de grupo.

“Seguiré trabajando en eso día tras día y esperemos que mejore”, dijo Lochte. “Pensé sobre eso esta mañana, sobre abandonar; pero, quiero decir, son las pruebas Olímpicas. Si tuviera una pierna rota, aún así saldría y nadaría”, destacó,

“Hoy es un nuevo día”, dijo el lunes el nadador tras avanzar a las semifinales en los 200m estilo libre.

Fuente y foto: rio2016.com