Alejandro Burzaco habló para la Justicia de los Estados Unidos y habría implicado al Secretario General de la Conmebol junto a otras personas reconocidas en Latinoamérica. Alejandro Burzaco lleva 49 días con prisión domiciliaria. Infobae, El Clarín y Cancha Llena publicaron sobre el tema.

 

Mire la nota de Infobae:

 

El ex presidente de Torneos Alejandro Burzaco compareció por espacio de 25 minutos y habría incriminado este viernes en su declaración ante la Justicia de los Estados Unidos al presidente de la AFA, Luis Segura, al secretario general de la Conmebol y ex presidente de Quilmes, José Luis Meiszner, y al responsable de las transmisiones del Fútbol Para Todos, Pablo Paladino, como responsables del entramado de los negocios espurios para la adquisición de los derechos de las transmisiones de torneos de fútbol. Burzaco deberá volver a presentarse el próximo 18 de noviembre.

Además, según señaló la cadena de noticias TN, Burzaco habría vinculado a algunos funcionarios del gobierno nacional como “nexo” entre los incriminados, aunque no trascendieron los nombres.

Si bien se desconocen los detalles de la presentación, trascendió que el empresario que el 31 de julio pasado se declaró inocente en su primer dictamen ante la Justicia norteamericana, a la que se ofreció para colaborar, apuntó directamente contra quien considera como el cajero del programa estatal de transmisiones de fútbol, Pablo Paladino, ex titular del Coprosede (Comité Nacional de Seguridad Deportiva), quien llegó al cargo que hoy ocupa de la mano del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La fiscal de los Estados Unidos Loretta Lynch anticipó en una conferencia de prensa que las investigaciones por el escándalo de corrupción en la FIFA se han profundizado y que en breve se darán a conocer nuevas órdenes de captura luego de que en primera instancia quedaran detenidos siete altos ejecutivos de distintas confederaciones: el uruguayo Eugenio Figueredo, vicepresidente de la Conmebol y vice de FIFA; el costarricense Eduardo Li, presidente de la Federación costarricense de fútbol; el brasileño José Maria Marin, ejecutivo de la Conmebol; el nicaragüense Julio Rocha, ex presidente de la Federación nicaragüense de fútbol; el británico Costas Takkas, ex secretario general de la Federación de Fútbol de Islas Caimán; el británico Jeffrey Webb, presidente de la Concacaf y vice de FIFA, y el venezolano Rafael Esquivel, presidente de la Federación venezolana de Fútbol y ejecutivo de Conmebol.

En este marco, ayer también recayó sobre Burzaco y los empresarios Hugo y Mariano Jinkis una orden de captura en relación a los delitos de evasión impositiva y asociación ilícita en el marco del mismo caso.

 

Mire la nota de El Clarín:

 

Burzaco estuvo frente al juez por el FIFAgate, pero no declaró

“La audiencia de hoy fue formal, no mencionó a nadie”, le dijo a Clarín su abogado, Mariano Mendilaharzu.

Alejandro Burzaco, ex Ceo de Torneos, estuvo hoy frente al juez de Nueva York Raymond Dearie, pero no declaró sobre el escándalo de corrupción en la FIFA. “La audiencia de hoy fue formal, no mencionó a nadie”, le dijo a Clarín su abogado, Mariano Mendilaharzu.

Durante la audiencia, que duró apenas quince minutos, el fiscal Evan Norris pidió esperar hasta el 18 de noviembre para que haya más acusados. Burzaco fue el único presente. El estadounidense Aaron Davidson, presidente de Traffic Sports USA, fue representado por sus abogados. Y el resto de los acusados aún no fueron extraditados a Estados Unidos: hay cinco en Suiza, dos en Argentina, uno en Paraguay, y otro en Trinidad y Tobago.

Burzaco deberá volver a presentarse en la audiencia del 18 de noviembre. “Todavía no se le mostraron las pruebas”, agregó su abogado desde Nueva York. Hasta entonces, seguirá bajo arresto domiciliario, con una vigilancia permanente del FBI.

 

Mire la nota de Cancha Llena:

 

Alejandro Burzaco declaró en Estados Unidos y el juez dejó entrever que puede haber nuevos imputados

Segunda presentación del empresario argentino ante Justicia norteamericana por el FIFAgate; se fue sin hacer declaraciones.

Flanqueado por sus abogados, serio, con la mirada caída, y, por momentos, perdida o clavada en algún punto fijo, Alejandro Burzaco atravesó su segunda presentación ante la Justicia de Estados Unidos sin pronunciar una sola palabra.

La audiencia, en el tribunal del juez Raymond J. Dearie, uno de los magistrados de la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, duró 25 minutos y sirvió como una suerte de puesta al día de la investigación del gobierno de Estados Unidos que destapó la corrupción el fútbol mundial, la causa del FIFAgate , que ya tiene 14 acusados.

Burzacó llegó al tribunal una hora antes de la hora pautada, acompañado por sus abogados, Mariano Mendilaharzu y Sean Casey. Estaba vestido con un traje gris oscuro, camisa blanca y corbata azul con fantasías blancas. Mendilaharzu dijo de entrada que no realizaría declaraciones a la prensa.

A la salida de la audiencia, salió caminando a paso seguro, pero no veloz, hacia una camioneta negra que lo aguardaba en la esquina, flanqueado por sus abogados y seguido de cerca por un hombre corpulento que aparentaba ser su custodia. Burzaco pagó una fianza de 20 millones de dólares y cumple con una estricta prisión domiciliaria que restringe sus movimientos.

En la audiencia, el juez Dearie quiso saber la situación de los pedidos de extradición sobre el resto de los acusados por la causa. Evan Norris, uno de los fiscales del caso, le dijo que llevará “unos pocos meses” completar los trámites burocráticos para traer a todos a Brooklyn.

“Entonces, la perspectiva es que vamos a esperar un tiempo”, le preguntó el juez.

Norris explicó que hay cinco pedidos de extradición en Suiza que deben atravesar tres etapas, y sólo han atravesado una, y otros cuatro pedidos de los cuales dos están en la Argentina, uno en Paraguay y otro en Trinidad y Tobago. El proceso en esos países era “menos claro”, dijo. “Hemos hecho nuestra parte con los pedidos de extradición en esos países”, apuntó Norris.

El juez fijó una nueva audiencia para el próximo 18 de noviembre y, según pudo saber canchallena.com, dejó entrever que puede haber nuevos imputados y más cargos en contra.