Casi dos tercios de los aficionados al fútbol no tienen confianza en la FIFA, según un sondeo revelado por Transparency International (TI), que publicó este martes su informe global sobre la corrupción en el deporte, a tres días de la elección a la presidencia de la FIFA.

Según el sondeo de TI, realizado entre 25.000 aficionados de 28 países, un 69% de los consultados no tiene ninguna confianza en la FIFA.

Pero la esperanza subsiste, ya que un 50% de las personas interrogadas estima que la organización con base en Suiza tiene una posibilidad de restaurar su reputación oscurecida por los escándalos de corrupción.

El presidente dimitido Sepp Blatter fue suspendido por ocho años de toda actividad ligada al fútbol y varios dirigentes del fútbol mundial son perseguidos por corrupción por la justicia estadounidense.

Un 60% de los sondeados afirma que no elegiría a ninguno de los cinco candidatos en liza para la elección del 26 de febrero en Zúrich.

El jeque Salman, apoyado por Asia, y Gianni Infantino, que cuenta con los votos de Europa, parten como favoritos en la carrera a la sucesión de Blatter.

El príncipe jordano Ali, el francés Jérôme Champagne y el sudafricano Tokyo Sexwale son los otros tres aspirantes.

“Como aficionados, es una historia de amor con el fútbol. Pero cuando los resultados, de los partidos, de la atribución de eventos, de las elecciones…, no son fruto de una competición justa sino de la corrupción, entonces se sienten traicionados”, afirma Cobus de Swardt, director general de TI.

En su informe, Transparency International hace varias recomendaciones entre ellas la mayor vigilancia independiente posible de las instancias del deporte y más transparencia financiera en todas las asociaciones deportivas.

Estas recomendaciones se aplican a todas las organizaciones deportivas internacionales y particularmente a las confrontadas a los escándalos de corrupción como la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), señala el informe.

Ellas servirán también de lista de controles para la reforma de la FIFA durante los 100 primeros días del presidente, que será elegido el 26 de febrero.