La máxima institución del fútbol mundial, la FIFA, le propuso a la CONMEBOL el trasladar los partidos de la doble fecha de Eliminatorias de marzo a suelo europeo. De esta manera, los jugadores que militan en los países que aumentaron las medidas sanitarias si podrían representar a sus países.

Es una opción pero no cuenta con los votos mayoritarios de los países sudamericanos, debido a que jugarían en escenarios que no les entregarán los beneficios deportivos que tienen cuando compiten en calidad de locales. Aunque se seguirían disputando sin público, hay otros elementos significativos como la altura o el clima que no entrarían en juego.

La idea principal es que los jugadores que militan en Inglaterra, Alemania y España (quien recientemente aplicó una medida de una cuarentena de 10 días obligatoria para todos aquellos que entren al país), puedan viajar con menor riesgo de contagio para jugar con sus selecciones.

El problema para CONMEBOL es que la FIFA confirmó el mes pasado que no aplicaría las regulaciones internacionales normales de liberación de jugadores donde se apliquen restricciones de COVID-19, incluyendo en eso a la cuarentena. Decisión que estaría siendo revocada en este caso.

Un posible retraso de los partidos es casi imposible de poner en práctica debido a que estas eliminatorias ya fueron retrasadas lo suficiente. Además tienen que cumplirse las fechas designadas para jugar la Copa América en Junio.

La idea de FIFA es la de llevar los partidos a ciudades como Budapest, Bucarest y Atenas, como ya ha hecho la UEFA para los partidos de la Champions League y la Europa League. Esto permitiría a todos los futbolistas que se encuentran en el Viejo Continente unirse a sus selecciones.