Estados Unidos celebra a su Selección Nacional Femenina después de haber conseguido su cuarta corona en el Mundial de Francia 2019. El conjunto norteamericano planea hacer un tour de la victoria, pero también ya se enfoca en lo que será la demanda que interpuso a su Federación por la igualdad de género. 

La selección tetracampeona del Mundial Femenino ya está en su país, y las recibieron por todo lo alto después de una vez más coronarse campeonas tras vencer a Holanda en la final que se realizó en Lyon-Francia.

El conjunto de las barras y las estrellas planea un ‘Tour de la victoria’ por diferentes estados, comenzando con un partido el sábado, 3 de agosto, cuando EE. UU. enfrente a la República de Irlanda en el Rose Bowl en Pasadena, California. Después planean jugador cuatro partidos más del Victory Tour que serán el 29 de agosto, el 3 de septiembre, el 3 de octubre y el 6 de octubre con rivales por confirmar.

Sin embargo, dejando de lado esta celebración, las campeonas también se enfocan en la demanda por discriminación de género presentada antes del comienzo del mundial. Las jugadoras exigen un pago igual al de sus contrapartes masculinas.“No podemos hacer nada más para impresionar, para ser mejores embajadoras para tomar más, para jugar mejor, para hacer cualquier cosa. Es hora de llevar esa conversación al siguiente paso”, dijo Megan Rapinoe elegida mejor jugadora del Mundial Femenina y una de las referentes para pedir la igualdad de género.