En el año 2002,  la Juventus quiso tener a CR7 entre sus filas pero el chileno Marcelo Salas se opuso, no quiso ser reemplazo por el portugués. Gianni Di Marzio quiso fichar a CR7 y el directivo buscó incluir a Salas en la negociación. Sin embargo, una negativa del sudamericano hizo que Ronaldo continuara en el Sporting Lisboa.

Sin embargo, muchos años después de su retiro, se conoció una particular situación en 2002, donde el Matador fue clave en el futuro de Cristiano Ronaldo. CR7 no fue parte del equipo italiano pero sería el primer paso para recalcar en el Manchester United y ser uno de los mejores jugadores en la historia del Real Madrid.

“Señalé a Cristiano para el mercado italiano cuando yo trabajaba en el Juventus. Era un Sporting Lisboa-Belenenses del octubre de 2002. Él llevaba el número 18. Llamé a Turín y puse por escrito que sería el mejor jugador del mundo, obviamente después de Maradona. Negocié, llevé a Cristiano a Turín en 2002 para firmar con el Juventus pero Salas no aceptó el trueque”, contó Di Marzio.

Nota tomada de marketingregistrado.com