El Guangzhou Evergrande, el primer club chino que disputará un partido oficial frente al Barcelona, el jueves en Yokohama en las semifinales del Mundial de Clubes, tiene alma brasileña, con Luiz Felipe Scolari en el banquillo y Paulinho, Robinho, Elkeson y Ricardo Goulart en el ataque.

“Con los brasileños comparto la cultura. Aquí trabajamos al estilo brasileño, pero también me tengo que comunicar con los chinos. Me corresponde convencerlos de que podemos ganar al Barcelona”, señaló Scolari tras sorprender al América.

– Robinho, el mago quiere resucitar –

El que fue bautizado como el sucesor de Pelé en sus inicios en el Santos porta ahora el dorsal 56 del Guangzhou Evergrande. Firmó por seis meses a cambio de 3 millones de dólares y su vinculación termina tras este Mundial de Clubes.

Con 100 partidos y 29 goles con la ‘Canarinha’, Robinho no necesita presentación. A pesar de su dilatada carrera, sólo cuenta con 31 años, pero los kilómetros pesan en un jugador que sorprendió al mundo cuando era una adolescente por su electricidad, velocidad y técnica.

Así lo evidenció su sustitución el domingo ante el América en el descanso. Antes había ofrecido buenos minutos; combinaciones rápidas con el resto de atacantes, constantes movimientos y un par de ocasiones que no aprovechó. A punto de finalizar su vinculación con el gigante chino, la antigua estrella del Real Madrid y Milan sueña con una gran actuación ante el Barcelona para relanzar su carrera.

– Paulinho, un pilar –

Héroe en cuartos ante el América, primero con una espectacular cabalgada que supuso el empate y luego con un cabezazo que les dio la victoria en el descuento, Paulinho es un mediocentro de primer nivel capaz de abandonar el Tottenham y la Premier League en plena madurez (27 años) por la llamada del Guangzhou.

Un traspaso de 15 millones de dólares, con un contrato por cuatro temporadas de 7 millones anuales, tuvieron la culpa de que el internacional brasileño tomara rumbo a China tras no tener en los Spurs el protagonismo que esperaba. “Llegó a Guangzhou y después de un mes trabajando se convirtió en el jugador más  importante de la liga china y de la Liga de Campeones de Asia”, le alabó Scolari el domingo. “Es el primero en llegar al entrenamiento y el último en salir. Aunque tenga lesiones o dolores, participa en el entrenamiento”, añadió sobre el compromiso del que fuera campeón del Mundialito en 2012 con el Corinthians.

Motor del Guanghzou, Paulinho es el jefe del centro del campo, el encargado de ofrecer la pelota al trío de ataque, Robinho-Goulart-Elkeson. Además aporta su fortaleza en el juego aéreo, tanto en la parcela defensiva como en la ofensiva, como evidenció el gol milagroso ante el América el domingo.

– Goulart y Elkeson, calidad y goles –

Mejor jugador de la última Champions de Asia, Goulart es un prometedor delantero de 24 años que barre todo el frente de ataque. Llegó al club en enero procedente del Cruzeiro, en el que había brillado formando delantera con Everton Ribeiro, en un traspaso de 19 millones de dólares.

Jugador de gran calidad, es capaz de acudir al remate pero tiende a bajar al centro del campo para iniciar combinando las jugadas de ataque. Fue convocado por Dunga para la selección brasileña tras el Mundial 2014.

Comparte delantera con Elkeson, de 26 años, el hombre que dio el título continental al Guangzhou con un gol para el recuerdo: Recibió de espaldas dentro del área y se deshizo de un defensa con un sutil toque de espuela antes de salvar la salida del arquero con el exterior de su diestra. Aterrizado en 2013 del Botafogo, Elkeson -convocado por Brasil en  2011, es otro hombre capaz de hacer daño al Barcelona con cualquier maniobra.