Sociedad Deportiva Aucas este sábado terminó de descender a la Serie “B” de nuestro fútbol. El plantel dirigido por el colombiano Armando Osma llegó con posibilidades matemáticas de salvar la categoría, sin embargo se empató en Guayaquil con el flamante campeón Barcelona y los orientales no pudieron escapar del cruel destino que se trazaron fecha a fecha este 2016.

El “Ídolo del Pueblo” volvió a la Serie “B” después de transitar 2 años en la serie máxima de nuestra fútbol; con momentos buenos y malos el equipo del pueblo en este tiempo de permanencia en la Serie “A” logró clasificarse a la Copa Sudamericana el año pasado y este descendió; en total cambió 4 veces de entrenador, y en varias ocasiones de cuota foránea.

Con un inicio flojo en 2015 con la conducción técnica de Juan Ramón Silva, Ramiro Gordón por entonces administrador del club, decidió traer al banquillo oriental al argentino Carlos Ischia a comienzos de junio, la escuadra que había comenzado mal el torneo, elevó en su rendimiento y logró a clasificarse a la Copa Sudamericana de este año, con figuras destacadas como Horacio Salavarry, Alex Bolaños, Jairo Padilla, Ayrton Preciado, Juan Carlos Villacrés entre otros; logrando ubicarse en sexta casilla con 54 puntos en la Tabla Acumulada, producto de 13 partidos ganados, 15 partidos empatados y 16 perdidos.

Para este año Aucas inició un proceso de renovación con gente joven, salieron de la institución muchos jugadores que prestaron sus servicios al club en el año 2015, Carlos Ischia siguió con la conducción del equipo hasta mayo del 2016, momento en que se agravaron los problemas económicos y la administración de Ramiro Gordón decidió ceder su puesto “En un pacto de caballeros” al empresario Danny Walker.

Esta nueva administración trajo como entrenador al uruguayo Tabaré Silva, quien solo consiguió en su paso por el club, 2 triunfos en total (uno por campeonato nacional y uno por copa sudamericana), los demás resultados se repartieron entre derrotas y empates. El “charrua” en 3 meses que estuvo recibió al equipo en posiciones incomodas de la tabla de posiciones y lo dejó en zona de descenso, último con 21 puntos por lo cual fue cesado de sus funciones por la “pobre” campaña que realizó.

Así la dirigencia nombró al técnico Armando Osma como nuevo timonel oriental, él llevó consigo a Gustavo Figueroa como asistente técnico ambos trataron de levantar al equipo de la situación crítica; el primer triunfo en la era Osma llegó contra Liga Deportiva Universitaria el domingo 25 de septiembre con anotación de Édison Carcelén, esa victoria sirvió para que el equipo gane confianza y comience a sacar victorias importantes y llegando con posibilidades matemáticas de salvar la categoría hasta la última fecha contra un Barcelona ya campeón del torneo; el buen fútbol del ídolo del Ecuador se hizo ver en su casa y en el primer tiempo goleando a los orientales 3-1, pero en el segundo tiempo apereció el “ñeque” del pueblo para empatar 3-3 en pleno festejo canario, decretándose un resultado que no sirvió al Aucas para que regrese al infierno de la Serie “B”

Muchos factores determinaron este penoso descenso del Aucas; el cambio de administración, los temas económicos, y la conducta inapropiada de los futbolistas, que desencadenaron casi al final de la temporada la salida de Alex Bolaños y Jefferson Hurtado por irse a los puñetes en la cesión de entrenamientos.

Con el pesar de todos,  Aucas regresa para el 2017 a la Serie B en medio de varias incertidumbres; pero su casta le obliga a retornar de inmediato a Serie A con el espíritu de grandes leyendas como Gonzalo Pozo Ripalda, Cesar Garníca y Gustavo Figueroa que siempre lo sacrificaron todo en cancha para dar alegrias a ese “Pueblo” que hoy llora el nuevo descenso de Aucas.