Patricio Salazar, vicepresidente de Sociedad Deportivo Quito, habló la tarde de este martes acerca del difícil momento que vive la Institución azulgrana, que si no cancela sus deudas hasta este viernes en la Federación Ecuatoriana de Fútbol, descenderá a la Segunda Categoría.

Salazar aseguró que la dirigencia chulla está haciendo las gestiones para jugar, pues hoy por hoy la prioridad es que no se castigue más al club. “Si Deportivo Quito desaparece, los acreedores no tendrán cómo cobrar sus deudas. No tienen que terminar de matarlo”, manifestó el directivo.

Por otra parte, indicó que los rumores sobre una posible venta de Juan Diego Rojas jugó en contra del equipo. “El apresurarse a manifestar que Juan Diego ya estaba vendido hizo que los acreedores quieran cobrar rápido, pero la verdad es que no tenemos nada concreto sobre la venta de nuestros jugadores”, agregó.

Finalmente, aseguró que al ser Deportivo Quito un club grande, podrá recuperarse, ya que por el momento es positiva la gestión para que se le levante la sanción en la FEF.