La edición 2017 del Abierto de Australia quedará para la historia por contar con dos finales de altísimo nivel y experiencia. En el cuadro femenino, se verán las caras las hermanas Venus (36 años) y Serena Williams (35). Entre los varones, Roger Federer (35) y Rafael Nadal (30) reeditarán una extensa rivalidad.  Entre los cuatro, suman 136 años de puro talento.

El primer Grand Slam del año tuvo dos batacazos prematuros. El número uno del mundo, Andy Murray, quedó eliminado en octavos de final, en tanto que el escolta, Novak Djokovic, ya había caído en la segunda ronda. Estas sorpresivas derrotas permitieron que crecieran las chances Nadal y Federer, quien venía de una inactividad de seis meses, y ellos no desaprovecharon la ocasión.

El español (número 9 del ranking) y el suizo (N°17) dieron cátedra con su tenis y avanzaron a paso firme en cada una de las instancias que debieron afrontar. Ninguno se achicó ante la potencia de los representantes de las nuevas generaciones.

Toni Nadal, tío y entrenador de Rafa, analizó esta avanzada de los “veteranos” sobre los más jóvenes: “Cuando nosotros llegamos al circuito los ocho primeros eran gente de 21 o 22 años. Estaban Coria, Ferrero que era un pelín mayor, Safin, Nalbandian, Roddick, Federer, Hewitt, gente muy joven. Hoy en día no es así, algo hay extraño. Algo, en el proceso de aprendizaje se está perdiendo en el tiempo”.

“Algo falla, alguno más debería estar ahí”, dijo cuando le hicieron notar que Alexander Zverev (19 años) fue el único integrante de la nueva camada que llegó hasta los cuartos de final.

Es así que, el domingo, se reeditará un cruce que ya es un clásico del tenis moderno: Nadal y Federer se enfrentaron en 34 ocasiones, con 23 victorias para Rafa y 11 para Roger.

Las hermanas Williams, en tanto, lograron demostrar su vigencia y estarán cara a cara el sábado, en la final femenina. A los 36 años, Venus (N°17 del mundo) se convirtió en la mujer de mayor edad en alcanzar una final de Grand Slam en la Era Abierta y buscará quedarse por primera vez con el título en Australia. Para eso, deberá superar a Serena, de 35 años, que llega con el objetivo de ganar para recuperar el número uno del ranking de la WTA.

“Es mi rival más dura, nadie me ha vencido tantas veces como Venus. Siento que cualquiera que gane, ganaremos las dos”, señaló Serena, quien venció a su hermana en seis de las ocho finales de Grand Slam que jugaron.

En total, las Williams se enfrentaron 27 veces. La menor ganó en 16 ocasiones y la mayor en 11.

Fuente: infobae