De 100 alertas emitidas en 2015 por la Asociación para la Seguridad en el Deporte Europeo (ESSA), que ha vigilado cinco disciplinas (tenis, fútbol, carreras de perros, snooker y hockey sobre el hielo), 73 conciernen al tenis, según un informe publidado el jueves por este organismo.

La ESSA emite estas alertas cuando detecta transacciones que pueden ser fraudulentas. Tiene previsto hacer un informe y enviarlo a las autoridades deportivas competentes.

“Toda información ofrecida por los organismos de apuestas es analizada por la TIU”, reaccionó la Tennis Integrity Unit (TIU), una instancia independiente creada en 2008 con el objetivo de investigar los casos de corrupción ligados a las apuestas deportivas en este deporte.

“Este análisis examina una serie de parámetros como el estado de forma de los jugadores, el cansancio, las condiciones de juego y las circunstancias personales”, añadió la TIU.

“Si después de haber analizado todos estos parámetros, aparece una posible sospecha, la TIU abrirá una investigación, incluyendo la audición de jugadores, la confiscación de su teléfono y de su ordenador”, explicó.

“Una alerta sólo puede indicar una maniobra sospechosa, pero no constituye una prueba de corrupción. Las estadísticas publicadas por la ESSA son tomadas así”, añadió.

Este informe de la ESSA aparece después de las informaciones que apuntaron la posibilidad de partidos amañados en el tenis, desde el más alto al más bajo nivel, publicadas durante el pasado Abierto de Australia en medios como la BBC y BuzzFeed.