La presidenta brasileña Dilma Rousseff exhibió este viernes por primera vez la antorcha que en casi un año será utilizada para inaugurar unos Juegos Olímpicos “históricos” en Rio, en un discurso optimista pese a los problemas que asolan al país.

Con estadios e instalaciones olímpicas aún a medio construir en Rio de Janeiro, Rousseff anunció en una burocrática ceremonia la maratón de la antorcha, que recorrerá más de 28.000 km y pasará por unas 300 ciudades de todos los estados de Brasil antes de llegar al Maracaná el 5 de agosto de 2016, día de apertura oficial de los JO-2016.

“Tenemos confianza en que vamos a responder a la altura del desafío que recibimos. Vamos a hacer una gran competencia con hospitalidad, unos Juegos Olímpicos históricos y que van a señalar una página de paz, prosperidad y entendimiento entre los pueblos del mundo”, dijo Rousseff en el anfiteatro de instalaciones del ejército en Brasilia, frente a un auditorio de ministros, atletas olímpicos y autoridades de Rio-2016.

La presidenta sostuvo que los Juegos Olímpicos son “uno de los eventos mejor organizados” en la historia de Brasil y minimizó las inquietudes sobre la seguridad en Rio, donde las balas perdidas, el fuego cruzado entre narcotraficantes y policías y los asaltos dejan cada día varios muertos.

“Nosotros hicimos una Copa del Mundo segura. Si fuimos capaces de garantizar la seguridad en 12 ciudades, somos capaces de garantizar la seguridad en una ciudad”, sostuvo.

La popularidad de Rousseff se ha desplomado a 9% apenas cinco meses después de iniciar su segundo mandato, y el entusiasmo mundial por Brasil también se ha retraído en medio de la contracción de la economía, el alza de la inflación y un inmenso escándalo de corrupción en la estatal Petrobras que afecta al izquierdista Partido de los Trabajadores de la presidenta.

Pero Rousseff trazó un paralelo entre Brasil y los atletas que, con trabajo y esfuerzo, superan adversidades todas las veces que sea necesario.

“La Olimpíada es también un momento simbólico para nosotros (…) Somos uno de los pocos países continentales del mundo que redujo la desigualdad. Somos un país con la economía diversificada y somos un país que sabe y va a superar todas las dificultades”, aseguró.

Inspirada en una tradición que se remonta al siglo VIII antes de Cristo en Grecia, la llama olímpica será encendida en la ciudad griega de Olimpia en mayo de 2016. Luego recorrerá varias ciudades helenas hasta llegar a la capital Atenas, desde donde será transportada a Brasilia en avión.

Pasará luego por las manos de miles de brasileños en diversas ciudades hasta su destino final: el Maracaná, donde encenderá la pira olímpica que marca el inicio oficial de los Juegos.

Foto: www.orlandosentinel.com