Clément Champoussin se quedó con la victoria en jornada 20 de la Vuelta a España. El francés logró concretar un ataque en el ascenso a meta y superó a varios de los favoritos.

La vigésima etapa comprendió el último recorrido de alta montaña ante de CRI final. Los pedalistas disputaron un largo recorrido de 202,2 km entre Sanxenxo y Mos. Castro de Herville, con cinco puertos de tercera, segunda y primera categoría en el trayecto.

La jornada de este sábado fue adversa para los corredores latinoamericanos, especialmente para los colombianos. Por un lado el caso de Egan Bernal, quien se metió en la fuga de los favoritos cuando restaban 60 km y peleó posiciones en el podio. Sin embargo, el del INEOS Grenadiers cedió más adelante y se bajó de la pelea por el podio, además de que perdió el jersey blanco como líder de los jóvenes.

Algo similar sucedió con el pedalista de Pesca, Miguel Ángel López. El corredor del Movistar Team se mantuvo con los líderes cuidando su puesto de podio en la general. No obstante, a poco menos de 20 km para el final, el colombiano puso pie a tierra y renunció a la carrera. Las causas de su abandono no se aclararon en ese momento, pero, se aseguraba, López se enfadó con alguna decisión que tomó el equipo español, e invadido por el enfado, se retiró.

Por delante, la batalla más atractiva se dio entre tres de los favoritos de la montaña: Primoz Roglic, Enric Mas y Adam Yates. El trío de corredores trabajó en conjunto para interceptar al único hombre que seguía en la fuga y lo logró.

Cuando parecía que la etapa se definiría entre el compacto grupo de escaladores, el francés Clément Champoussin lanzó un ataque y, apretando los dientes, se fue en solitario hasta la meta.

El esloveno Roglic entró en segunda posición y de esta forma aseguró su liderazgo a falta de una contrarreloj individual para sentenciar la ronda española. El suizo Gino Mader, quien se mantuvo por delante en todo momento, es el nuevo líder de la clasificación de jóvenes.