Varios deportistas que participan en las olimpiadas y tras obtener buenos resultados los reciben en sus países con ofrendas.

Un campeón Olímpico representa un ideal de persona y como es de conocimiento Presidentes, gobernadores e intendentes reciben a sus estrellas deportivas para honrarlas y mostrarlas como ejemplo ante su país, esto sucede en todas partes hasta en la época antigua, pues los medallistas se daban el honor de combatir guerras al lado del rey ahora se generan una cantidad de imágenes en realidad virtual y se distribuyen en  las redes sociales.

Actualmente ya no se realizan este tipo de reconocimientos y los patrocinadores ya no cancelan los impuestos al país organizador.Pero ese pasado soñado, donde los deportistas no recibían ninguna gratificación material por ganar, queda en ninguna parte,en cambio los honores, la entronización del vencedor y el reconocimiento de políticos y audiencias no son otra cosa que una versión moderna de lo que se le ofrece al campeón.

Fuente: La Nación