La campeona olímpica de tenis en Río 2016, la puertorriqueña Mónica Puig, se impuso en el tiebreak a la rusa María Sharapova, que volvía tras muchos meses de sanción por dopaje, en un partido de exhibición que las dos jugadoras se tomaron en serio pese al ambiente festivo y a no jugarse nada.

Puig se alzó con la victoria en el tie-break después de ganarle el primer set a Sharapova por 6-3 y caer en el segundo por 6-1. La rusa demostró por qué es una de las mejores del mundo con un partido más que correcto pero se le notó la falta de ritmo competitivo en el momento decisivo. En el tie-break a 10 puntos, la puertorriqueña acabó con Sharapova por 10-6. Las bromas no faltaron durante el tiebreak por parte de las dos jugadoras.

El partido forma parte del evento “Mónica Puig Invitational” que se prevé se celebre cada año en San Juan. “Ha sido una placer jugar después de tantos meses alejada de las pistas”, declaró la rusa tras el partido.