El astro del tenis femenino, Serena Williams, perdió en las semifinales del Australian Open contra la japonesa Naomi Osaka en un corto partido que terminó con 6-3 y 6-4 a favor de la asiática.

Tras la derrota, Serena fue muy clara con la prensa: “Si alguna vez me despido, no se lo diría a nadie”, dijo con lágrimas en los ojos antes de terminar abruptamente su conferencia de prensa que duró apenas tres minutos.

Con esta eliminación del torneo, el sueño de igualar el récord de la australiana Margaret Court con 24 títulos de Grand Slam, se quebrantó una vez más para la norteamericana.

Sin embargo, el mundo del tenis queda a la expectativa de si Williams participará en Wimbledon y Roland Garros ya que el último objetivo de su carrera profesional pareciera ser el igualar o superar a Court.

Actualmente, Serena Williams tiene en su vitrina 23 trofeos de Grand Slams, siendo el último el del Australian Open de hace cuatro años. Desde ahí ha llegado a cuatro finales de Majors pero las perdió todas.