El calendario indicaba ‘Boxing Day’ en Inglaterra, cumplir con una tradición típica de la Premier League que aparece al tiempo que en otras grandes ligas se descansa en época de Navidad. Fue un día especial para el Liverpool, que gracias a la asistencia del brasileño Roberto Firmino, pudo derrotar a los guerreros del Leicester.

Este ‘Boxing Day’ tampoco lo olvidará Van Gaal, que con el ecuatoriano Antonio Valencia y el argentino Marcos Rojo lesionados, volvió a perder y cada vez se complica más su futuro al frente de los ‘Red Devils’.

– La crisis del Manchester no sacude a los sudamericanos ausentes –

El Stoke City (11º) agravó este sábado la crisis del Manchester United (6º), al que derrotó por 2-0, en el partido que abría la tradicional fecha navideña de la Premier League, poniendo así al entrenador mancuniano, el holandés Louis Van Gaal, en una posición muy delicada.

El Stoke City, con goles del español Bojan Krkíc y del austríaco Marko Arnautovic, provocó la tercera derrota consecutiva en la Premier (cuarta teniendo en cuenta la eliminación ante el Wolfsburgo en la Liga de Campeones) del United, que vive una atmósfera de pesimismo de la que por lesiones o por suplencias se han librado los tres sudamericanos del equipo.

El portero de la selección argentina Sergio Romero dejó de contar para Louis Van Gaal en el momento que el español David de Gea no fue traspasado al Real Madrid en el último día del mercado de fichajes.

En la Premier League, su último partido lo disputó en la derrota del Manchester United por 2-1 frente al Swansea City, el día 30 de agosto. Desde entonces, sólo se puso la camiseta en la eliminación de su club a manos del Middlesbrough en la tanda de los penales en los octavos de final de la Copa de la Liga.

Se van a cumplir dos meses desde que el reconvertido a lateral derecho, el ecuatoriano Antonio Valencia, se lesionara en el derbi frente al Manchester City. Tuvo que ser operado de su pie izquierdo y dijo adiós a lo que restaba de 2015, para esperar a su regreso en 2016, pero aún sin fecha fija para su vuelta.

En el otro costado, Marcos Rojo también es baja desde que se dislocara su hombro en un entrenamiento y tuviera que pasar por el quirófano para subsanar la lesión. Ambos combinaban suplencias con titularidades en las primeras fechas de la Premier League con los ‘Red Devils’ y ahora les toca mirar desde casa cómo su club prolonga su racha negativa.

Mientras que el ‘Gato’’ Romero aguarda su oportunidad desde el banco, el ecuatoriano Antonio Valencia y el argentino Marcos Rojo podrían encontrarse un nuevo técnico dirigiendo el club cuando se recuperen de sus respectivas lesiones. “El club no tiene que despedirme. A veces puedo irme yo mismo”, dijo el holandés Louis Van Gaal en conferencia de prensa tras la derrota ante el Stoke City. Palabras que pueden sonar a despedida o a ultimátum si la situación del Manchester United no cambia de forma inmediata.

– Firmino asiste en la primera derrota del Leicester esta temporada fuera de casa –

Llegaba el Leicester al estadio del Liverpool y Anfield esperaba al líder con una gran puesta en escena, con las gradas llenas aprovechando la festividad del ‘Boxing Day’ y con la esperanza de que su club cortara la racha de tres partidos sin ganar. Derrotar a la gran revelación de la Premier League por primera vez lejos de su casa era el objetivo y se cumplió cuando en el minuto 63 el brasileño Roberto Firmino asistió al belga Christian Benteke para que firmara el 1-0 definitivo.

Ambos equipos crearon pocas ocasiones, pero el Liverpool rayó a mejor nivel y buscó con mayor ahínco la victoria, quizás el mejor partido, quizá con su mejor partido desde que los ‘Reds’ están al mando del técnico alemán Jurgen Klopp. El ex del Borussia Dortmund sacó de inicio a los brasileños Philippe Coutinho y Roberto Firmino como principales opciones en el ataque.

Ambos, junto al inglés Adam Lallana y al belga Divock Origi, ahogaron la salida de pelota de un Leicester que cayó derrotado por segunda vez en esta Premier League que sigue siendo mágica para ellos.

La jugada que le dio al Liverpool las tres unidades frente al férreo equipo del técnico italiano Claudio Ranieri nació de las botas del brasileño Roberto Firmino. Pasaban pocos minutos de la hora de partido cuando el ‘11’ de los reds encaró a su marcador por banda izquierda, encontró un hueco para centrar la pelota al punto de penal y por allí apareció  Benteke para poner el 1-0 definitivo en el marcador.

El atacante, que tuvo que entrar por el lesionado Divock Origi, llevó la locura a un Anfield repleto que vio a su club cerrar una racha negativa de tres fechas sin ganar.