En un comunicado, la UEFA oficializó el cambio de sede de la final de la Champions League que disputarán Manchester City FC y el Chelsea FC el próximo 29 de mayo. El juego se realizará en el Estadio do Dragão de Oporto el 29 de mayo 2021, a las 14 horas, hora de Ecuador.

El hecho sucedió tras la oferta de organizar el partido por parte de la Federación Portuguesa de Fútbol y las autoridades portuguesas. Los aficionados de los equipos clasificados podrán comprar entradas a través de los canales usuales del club. Saldrán a las venta 6.000 localidades por equipo. La venta de entradas al público en general comenzará el 24 de mayo de 2021.

La final originalmente estaba planificada para disputarse en el Estadio Atatürk de Estambul, pero tras la decisión del Gobierno del Reino Unido de colocar a Turquía en el lista roja de destinos de viaje COVID-19, la disputa de la final en ese país habría significado que ningún aficionado de los clubes finalistas habría podido viajar al partido.

Tras un año donde los aficionados han estado fuera de los estadios, la UEFA pensó que había que hacer todo lo posible para asegurar que los aficionados de los dos finalistas pudiesen asistir. “Los aficionados han tenido que sufrir más de doce meses sin poder ver a sus equipos en directo y llegar a una final de la Liga de Campeones es el pináculo del fútbol de clubes”, dijo el presidente de la UEFA, Aleksander Čeferin, en un comunicado.

“Privar a esos aficionados de la oportunidad de ver el partido en persona no era una opción y estoy encantado de que se haya llegado a este compromiso”, añadió.

Este sería el segundo año en donde le niegan la posibilidad a Estambul de albergar la final del torneo de clubes más importante de Europa. Sin embargo, la UEFA dijo que se buscarán soluciones para poder organizar algún torneo en la capital turca.