El sepelio de Diego Armando Maradona fue suspendido por incidentes en los exteriores de Casa Rosada. Varios hinchas, que llegaron para dar el último adiós al astro argentino, protagonizaron un verdadero caos fuera de la Casa de Gobierno argentina.

Lo que comenzó como una cita multitudinaria para despedirse de una leyenda, terminó mal. La mañana de este jueves, varios aficionados superaron el cordón policial que cuidaba Casa Rosada e invadieron el establecimiento. Esto desencandenó una guerra entre aficionados y seguidores de ‘El Pelusa’ contra policías.

Por ello, el ataúd de Maradona tuvo que ser retirado del Palacio de Gobierno.

En un principio se tenía previsto que el féretro sea traslado a un municipio ubicado a 40 km de Buenos Aires para continuar con el funeral. No obstante, se decidió cancelar el velorio y que el cuerpo del eterno 10 argentino sean traslados hasta el Cementerio Jardín de Bella Vista, justo donde descansan los restos de varios allegados del futbolista.

La familia de Maradona, que había prolongado el tiempo de despedida para los aficionados hasta las 19h00 (hora Argentina), decidió suspender el sepelio para evitar más conflictos y aglomeraciones.

Sin embargo, se indicó que la ruta del auto fúnebre recorrerá la Avenida 9 de julio, para después subir hasta la autopista 25 de mayo. Los hinchas del ‘Barrilete Cósmico’ tendrán la última oportunidad para despedir a su ídolo.

Foto: @PlanoDeportivo