La Federación Ecuatoriana de Fútbol levantó la sanción en contra de Deportivo Quito este viernes y uno de los involucrados, Michael Castro manifestó que ni él ni el gremio dio el visto bueno para que se levante la sanción. Ademas comentó que ha recibido llamadas de amenaza por cobrar sus deudas.