Para Juan Manuel Correa las carreras del mes pasado en Budapest se desarrollaron de manera positiva terminando en sexto lugar dentro de la carrera principal, “tuvimos una buena estrategia y logramos recuperar puntos en un fin de semana que iba a ser un poco difícil, pero que tuvo un giro en esa última carrera, quiero más para las carreras que se aproximan”, comenta Juan Manuel.

Este cambio durante la última carrera se da, como explica el piloto ecuatoriano, gracias a una buena estrategia, una mejor comunicación, el trabajo en equipo de manera eficiente y buen entendimiento entre pilotos e ingenieros.

Para finales de este mes de agosto se prevé la participación de Juan Manuel en el circuito de Spa, lugar donde hace 3 años sufrió el accidente del cual aún sigue recuperándose. Para esta carrera explica su proceso de preparación, “Hemos comenzado con reuniones precarrera, revisando notas del año pasado, la próxima semana tendremos sesión del simulador con el equipo e ingenieros para preparar manejo y trabajar en la calibración del carro, con ello, finalmente revisar el plan del fin de semana”.

En el aspecto emocional, el joven piloto expresa cómo se siente volver a aquella pista que le trae tantos sentimientos: “efectivamente en unos días se cumplirán 3 años, parece que fue ayer en muchos sentidos, he hablado del accidente, la recuperación, de cómo cambio mi vida, mi forma de ser y mi manera de ver las cosas, pero creo que el proceso continúa. Cada día que me levanto sigo lidiando con las consecuencias y secuelas. En cuanto a las lesiones físicas, sigo en proceso de recuperación, aunque ya no es tan intenso y puedo tener una vida más normal. El accidente aún impacta mi día a día y eso significa que pienso en Anthoine a diario, es un proceso largo cuando tienes un accidente de tal magnitud.”

A pesar de la emoción que implica para Juan Manuel regresar a esta pista por segundo año consecutivo luego del accidente, espera que este año sea mucho más tranquilo que el anterior, donde su objetivo principal será mejorar la clasificación, usar su potencial actual y la velocidad con la que cuenta el carro, conseguir podio y por qué no, ganar la carrera.

Finalmente, el compatriota deja un sentido mensaje y dedicatoria a la memoria de Anthoine: “todas las carreras que hago se las dedico, considero que mi regreso a las pistas no es solo mío sino también de él, específicamente esta carrera donde mi manejo lleva su memoria”.