La Federación Internacional de Levantamiento de Pesas oficializó la actualización de su normativa antidoping, que se puso en vigencia desde el pasado 1 de enero. Esta situación generó malestar en el seno del Comité Olímpico Internacional, ente que considera que el cambio se aprobó sin consultar con nadie.

Entre las normas que se modificaron destacan la cantidad de positivos que se deben registrar en un mismo país, en un mismo año, para proceder con la suspensión de la federación nacional. Este número aumentó de tres a cuatro deportistas. Además, se redujeron los valores de las sanciones económicas. Previamente, el valor máximo era de 500 mil dólares y ahora será de 300 mil.

También ha causado sorpresa que la federación internacional delegue la autoridad antidopaje a un panel independiente que será el encargado de decidir sobre “el grado de culpa o de negligencia” de una federación en los positivos de sus afiliados, así como “la gravedad” de los casos. Y también, se eliminó la figura de “causar desprestigio a la halterofília” como una falta sancionable.

Vale recordar que el COI mantiene bajo amenaza de exclusión del programa olímpico a la federación internacional de levantamiento de pesas en caso de que no realice cambios profundos en su manejo.

Foto: conceptodefinicion.de