Tres récords mundiales se rompieron en seis días de atletismo en los Juegos Olímpicos de Tokio. La venmezolana Yulimar Rojas empezó el espectáculo el pasado domingo cuando pese a tener asegurada la medalla de oro, en su sexto y último intento registró 15,67 metros y desató el festejo en el estadio Nacional.

El noruego Karsten Warholm en 400 metros vallas pulverizó su propio registro e impuso el nuevo récord mundial con 45,94 segundos, en apretada disputa con el norteamericano Rai Benjamin. Según los expertos, fue la mejor carrera olímpica de todos los tiempos por la técnica y tiempos establecidos.

Ya en Tokio nadie se asombra. El martes por la noche, en 400 metros vallas, la norteamericana Sidney McLauglin pulverizó su propio récord y estableció uno nuevo a nivel munidal con 51.46 segundos. Su compatrtiota Dalilah Muhammad con 51.58 fue plata, antes ya había sido medallista de oro en Rio 2016. El 1 – 2 de los Estados Unidos lo completó en el podio la neerlandesa Bol con marca de 52:03 segundos.

Foto: @juegosolimpicos