El pasado 25 de junio, la Unidad de Integridad del Atletismo (AIU) suspendió provisionalmente al velocista ecuatoriano Álex Quiñónez por incurrir en la falta de tres incumplimientos de localización en el sistema ADAMS. Hoy, el Tribunal Disciplinario de Londres ratificó la medida por el período de un año. El atleta, junto a sus abogados, recurrirá al TAS, como última posibilidad para competir en Tokio.

“Se impone un periodo de inelegibilidad de 12 meses de conformidad con la Regla 10.2.3 a partir de la fecha de suspensión provisional, es decir el 25 de junio de 2021 y finaliza a las 23:59 del 24 de junio de 2022”, señala el comunicado.

De todas maneras, el atleta esmeraldeño tiene derecho a la apelación ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ad hoc especialmente conformado para analizar diferentes casos en Juegos Olímpicos. Así lo anticipó en un comunicado en sus redes sociales.

La situación se originó por un fallo de actualización en la plataforma ADAMS (Antidoping Management System) por 3 ocasiones, lo que provocó la suspensión al deportista ecuatoriano. Quiñónez, no obstante, tiene previsto viajar a Tokio el 23 de julio y esperar un fallo favorable del TAS. El evento de los 200 metros planos, al cual clasificó desde 2019, se realizará el próximo 2 de agosto.