En esta Copa Confederaciones no se disfrutará del popular “Haka” de Nueva Zelanda. La FIFA prohibió por sus estrictas medidas logísticas.

Esta danza maorí, es el común dominador entre los neozelandeses en diferentes deportes tomando más relevancia en el rugby, donde son potencia mundial. “Es más una decisión logística de la FIFA. Hay un programa muy estricto antes de los partidos. Debes salir al campo seis minutos antes de los partidos y cuatro minutos antes del pitido inicial tienes que formar una fila para los himnos”, indicó el defensor de los ‘All Whites’, Michael Boxall.

A pesar  de que este ritual es más evidente en el rugby, en el Beijing 2008 y el Mundial Femenil 2011 se presenció esta danza. La decisión de la FIFA ampara en problemas con los horarios y el estricto tiempo destinado a cada partido su decisión de impedir a los neozelandeses hacer antes de los encuentros su tradicional baile.